Reseña de “El Rey Arturo”, Desperta Ferro. De Britania a Hispania. Hombres en armas

En la anterior entrada hicimos la primera reseña en profundidad al respecto del penúltimo número de antigua y medieval de Desperta Ferro Ediciones, el rey Arturo. En ella hacíamos hincapié en las figuras de Dídimo y Veriniano como dos hermanos parientes de Honorio que aunaron esfuerzos para detener al usurpador Constantino y su lugarteniente Geroncio. La derrota de estos hermanos supuso la penetración en Hispania de los pueblos que conocemos; una historia que es muy similar al mito artúrico que analiza magistralmente el número de la revista que nos ocupa. Hoy, invadida ya Britania e Hispania por sajones y godos veremos qué diferencias o similitudes mostraban estos pueblos en el campo de batalla. ¡Bienvenidos a Hispania!

El combate en la Tardoantigüedad.

Parece algo común al Occidente europeo tardorromano que el combate se realizaba cuerpo a cuerpo en lucha de infantería mayoritariamente. Los combates eran más bien escaramuzas entre bandos o ejércitos liderados por un mando de mayor o menor rango. Conocemos la organización militar visigoda gracias al Código de Alarico, en el cual se pueden vislumbrar los siguientes cargos: el thiufadus, que mandaba una thiufa compuesta de 1000 hombres y que dependía del conde de la ciudad. El quingentenarius o capitán de 500 hombres, el centenarius o capitán de 100 y el decanus, capitán de 10 hombres y el funcionario de menor rango. Incluso conocemos multas aplicadas a los militares que caían en la cobardía: Si un centenarius huía del combate y era apresado por los suyos era condenado a muerte, y si los hombres de un oficial desertaban, éste tenía que pagar una multa por cada uno.

Parece que el combate se llevaba a cabo generalmente en una fase de arrojo de proyectiles hacia el enemigo, bien venablos o dardos, una lucha cuerpo a cuerpo en la que se utilizaba la espada larga o spatha de tradición romana —quien pudiera permitírsela—, o bien una lanza, arma mucho más generalizada. Como defensa se utilizaba un escudo circular que ya se utilizaba en el Bajo Imperio y que parece que los pueblos germánicos perpetuaron. Tal y como se dice en la revista, no sabemos muy bien las dimensiones de estos escudos, pero según las investigaciones, rondan entre 35 y 95 cm., dependiendo del combate al que fueran destinados. Después de la batalla, la caballería podría perseguir y hostigar a los que huían, aunque el uso del caballo es reducido a quienes podían pagárselo y mantenerlo.

foto1
Imagen 1. Ilustración de combate entre un romano bajoimperial y dos soldados bárbaros, uno a pie y el otro a caballo. Fuente: ravenna24ore.it

En este punto debemos especificar que, como se menciona en el número, los sajones reciben ese nombre por el seax o un cuchillo largo que los hizo famosos. Parece que lo utilizaban mucho en el combate junto al escudo y la lanza, mientras que los visigodos utilizarían más espadas, hachas cortas o lanzas. El caso de los francos, por ejemplo, es paradigmático por las hachas que utilizaban, las denominadas “franciscas” en su honor.

Las armaduras o las protecciones corporales serían tan variopintos como dinero tuviera un señor para proveer a su hueste o el guerrero pudiera costearse. Tenemos desde magníficos ejemplos de corazas laminadas sobre una cota de malla, yelmo y protecciones para los brazos y piernas hasta guerreros que, en el mejor de los casos, portarían un escudo y una simple túnica. Los ejércitos relativamente homogéneos en Occidente no volverían a darse hasta tiempos modernos.

La caballería.

Parece que, como hemos dicho, la caballería estaba sujeta al bolsillo del dueño del caballo en cuestión. Es más que razonable que el combate a caballo estuviera reservado a los mandos militares o civiles, terratenientes y obispos y, por supuesto, el rey. Si bien parece que los sajones luchaban generalmente a pie, los visigodos eran famosos, ya desde tiempos romanos, por la caballería pesada. Los jinetes godos cargaban con una pesada lanza a dos manos barriendo formaciones enteras de enemigos y puede que eso perdurase aún en su etapa de Hispania.

dsc00906
Imagen 2. Combate en una recreación entre dos soldados visigodos, uno con equipamiento más ligero y otro con cota de malla. Fuente: foro.clandelcuervo.com

El número no hace mucho hincapié en las estructuras de mando sajonas, aunque parece que serían semejantes a las visigodas al hacer mención a un “lord” como jefe de 20 o 30 soldados, un rango similar al decanus godo.

Cabe pensar que la administración sajona se ocuparía de recaudar impuestos y aranceles destinados a poder abastecer a un ejército en campaña. En el caso visigodo se heredó la annona romana, un impuesto primero en especie y luego en dinero para poder pagar pertrechos, alimentos y mercenarios.

Conclusión.

Esta es la última de las reseñas al respecto de “El Rey Arturo” de Desperta Ferro Ediciones. Ha sido un número la mar de interesante por ocuparse de un pueblo, el sajón, tan oscuro en una época tan turbulenta como los siglos V-VII d.C., en su invasión de Britania.

En contrapartida, hemos intentado con esta reseña poner en común aspectos que asemejarían y dividirían a sajones y visigodos, llegando a la conclusión de que parece que tienen más elementos en común que elementos que los diferencien. Lo mismo sucede con la sociedad britanorromana e hispanorromana, que por derivar de un tronco de civilización común como fue el romano, tienen muchas más similitudes que diferencias.

Un ejercicio al final muy interesante y que esperamos repetir muy pronto si es posible.

Bibliografía:

ISLA FREZ, A.: Ejército, sociedad y política en la Península Ibérica entre los siglos VII y XI, Madrid, 2010.

POLLINGTON, S.: “Enaltecidos por sus armas”, en El Rey Arturo, Desperta Ferro, Antigua y Medieval, 36, pp. 40-45, 2016.

SANZ SERRANO, R: Historia de los godos. Una epopeya histórica de Escandinavia a Toledo, Madrid, 2009.

THOMPSON, E.A.: Los godos en España, Madrid, 2014.

Imagen 1: http://goo.gl/oRlsnp

Imagen 2: http://goo.gl/Mj05xN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s