¿El fin del reino suevo?

En la anterior entrada pudimos ver cómo la Iglesia y el Estado jugaron un papel fundamental en la estabilidad del reino suevo de Gallaecia. Como consideramos que no es necesario desgranar más este punto, escribimos hoy una especie de epílogo a nuestra epopeya recorriendo el reino suevo que comenzamos el 24 de enero, hace nueve meses. Consideramos que todos los aspectos necesarios para conocer a los suevos han sido tratados ya, y es de justicia escribir un pequeño epílogo para este pueblo bárbaro que nos ha acompañado este tiempo. Toca seguir investigando y escribiendo después de esto, ¿Qué será lo siguiente? De momento… ¡Bienvenidos a Hispania! Continúa leyendo ¿El fin del reino suevo?

Monarquía sueva e Iglesia. Un dúo indispensable

En la última entrada previa a la reseña que hemos hecho de “El rey Arturo”, de Desperta Ferro Ediciones, hablábamos de los problemas que los suevos tuvieron a la hora de asentarse en Gallaecia, cómo la resistencia fue un factor muy común en todo el proceso debido a pactos rotos, pillajes o simplemente guerras civiles entre suevos o guerra con intervención visigoda. Hoy veremos cómo pudo fraguarse finalmente una connivencia entre suevos y población local identificada con “el reino de Gallaecia” o “reino suevo”. Continúa leyendo Monarquía sueva e Iglesia. Un dúo indispensable

Llegando a un nuevo hogar. ¿Fue Gallaecia un territorio que acogió a los suevos?

En la entrada anterior dimos fin a la aventura puramente histórica de nuestros protagonistas, que vieron su reino convertido en provincia visigoda tras la intervención de Leovigildo a finales del siglo VI. Con esa parte terminábamos la narración basada en cronología histórica, una narración guiada en gran parte por la crónica de Hidacio y que luego pudimos continuar gracias a los testimonios de otros cronistas y de testimonios arqueológicos.

Ahora damos comienzo a la parte más arqueológica del período suevo en Gallaecia; un acercamiento ese nada fácil, dada la escasa huella que los pueblos germánicos dejaron al menos en su primera fase emigradora. Veremos si, con el tiempo, esa huella es más o menos evidente. Vayamos pues al principio de todo, ¿Encontraron los suevos en Gallaecia un buen territorio donde asentarse o fue un periplo hostil para ellos? ¡Bienvenidos a Hispania! Continúa leyendo Llegando a un nuevo hogar. ¿Fue Gallaecia un territorio que acogió a los suevos?

Anarquía en Gallaecia. De 456 a 465

En la entrada anterior hicimos un recorrido a través de los primeros reyes suevos y cómo estos mezclaron diversas estrategias –desde el saqueo hasta las negociaciones con la nobleza local– para asentar su dominio sobre Gallaecia primero y sobre gran parte de la Península después, bien ejerciendo un control directo, como en el noroeste, o un control más bien nominal afianzado con expediciones de saqueo, como en el resto de territorios. Vimos cómo poco a poco la osadía sueva fue a más, hasta que los visigodos de Teodorico II le pusieron fin en la batalla del Órbigo en 456, batalla en la que los suevos perdieron a su rey Rechiario. Hoy veremos las consecuencias y cómo el reino suevo continuó su historia prácticamente ya bajo tutela visigoda. ¡Bienvenidos a Hispania! Continúa leyendo Anarquía en Gallaecia. De 456 a 465