Bárbaros en las fronteras. La visión romana acerca del extranjero y su choque cultural con Roma

En la anterior entrada pudimos observar cómo las gentes entendidas como grupos familiares más o menos extensos eran originarios, según los romanos, de lugares lejanos, inhóspitos y muchas veces fantásticos, como los hiperbóreos; que eran originarios de un lugar donde nunca salía el sol. Poco a poco esas gentes fueron migrando hacia el Sur y hacia el Oeste, en dirección a las fronteras del Imperio y empujadas por diversas razones como hambrunas, pestes, guerra o la búsqueda de territorios más favorables para el cultivo y el asentamiento humano. El Imperio era el remedio perfecto a todas esas contingencias. Poco a poco lograrán permeabilizar el mítico limes o frontera del Imperio, un concepto muy importante para la población romana y acabarán como federados e integrantes de los ejércitos imperiales; un atributo característico de la Roma bajoimperial. Continúa leyendo Bárbaros en las fronteras. La visión romana acerca del extranjero y su choque cultural con Roma

El origen de los godos y otros pueblos

Tradicionalmente se ha aceptado por el gran público como algo normal hablar del dúo inseparable de los romanos y los “bárbaros”, siendo los primeros los fundadores y garantes del orden y la civilización y los segundos los destructores de todo atisbo humano o cultural. Esta impresión tiene una parte que podríamos desdoblar en dos: por un lado es cierto, los romanos fueron los herederos e impulsores –que no fundadores– de la civilización clásica tal y como la conocemos; sus ciudades eran ordenadas en la mayoría de los casos y gozaban de un sistema económico y social muy desarrollado para su tiempo. Por otro lado, no es acertada la impresión que el cine y la literatura nos ha legado de los pueblos bárbaros, sin olvidar que el término barbarus hacía referencia al extranjero, un concepto heredado de la cultura griega y que hoy hemos convertido en algo malo, hemos convertido al bárbaro en inhumano y en salvaje. Continúa leyendo El origen de los godos y otros pueblos